Aprende cómo afilar un cuchillo jamonero como un profesional

Seguramente durante estas fechas navideñas has disfrutado de nuestro producto más internacional y preciado: el jamón ibérico. Sin embargo, muchas veces olvidamos que parte del éxito en esas tapas de jamón es conseguir unas lonchas finas que nos permitan disfrutar del sabor de este rico manjar. Por ello, no hay duda de que el cuchillo jamonero debe estar bien afilado si queremos sacar el máximo partido de nuestro jamón y en este post te enseñamos cómo afilar un cuchillo jamonero como un profesional.

Importancia del afilado en el cuchillo jamonero

Hay muchos que dicen que cortar jamón es un auténtico arte. Y es así, por ello, podemos decir que el cuchillo es el instrumento más importante para hacerlo realidad.

Los expertos jamoneros nos explican que necesitamos lonchas finas para disfrutar al máximo del aroma y el paso por el paladar. Si esas lonchas son muy gruesas, nos perderemos el encanto de nuestro jamón.

El éxito de un buen corte es tener un cuchillo de calidad y sobre todo, saber cuidarlo y mantenerlo cada día. Debemos dedicar tiempo a mimar a nuestro cuchillo con una buena limpieza y un buen afilado. Si te perdiste nuestro post sobre trucos de limpieza de cuchillos, te recomendamos que le eches un ojo porque te damos algunos trucos importantes que te ayudaran a conservar tus cuchillos mucho mejor.

Cómo se afila un cuchillo jamonero – Primeras aclaraciones

Cuando nos enfrentamos al afilado de un cuchillo debemos estudiar su forma, características y objetivo principal de uso. Los cuchillos jamoneros suelen ser de acero inoxidable, son muy largos y bastantes flexibles. Además, debes tener en cuenta que por su uso es un cuchillo que perderá su filo de una forma muy fácil.

En cuanto a su cuidado diario, el cuchillo de jamón se debe limpiar con agua y jabón y se tiene que secar inmediatamente después para evitar oxidaciones. Asimismo, no es  aconsejable meterlo en el lavavajillas ya que podría chocar con otros artilugios de cocina y deteriorarse.

El cuchillo jamonero se puede afilar con dos instrumentos con una chaira o con piedras de afilado. A continuación, veremos cada uno de estos métodos.

Cómo mantener un cuchillo jamonero con chaira

Normalmente al comprar un cuchillo jamonero, lo habitual es que venga acompañado de una chaira. En primer lugar, nos gustaría aclarar que la chaira no afila, con ella sólo podemos preparar el filo para cortar o en palabras más técnicas, asentar el filo.

Utilizando otras palabras, con la chaira “retrasaremos” el afilado.  Cuando el cuchillo jamonero lleve un gran uso y su estado empeore sólo las piedras serán una opción para afilar el cuchillo y conseguir el mejor resultado de corte.

Para asentar el filo con la chaira hay que sujetar con una mano el cuchillo y con la otra la chaira y pasar la hoja del cuchillo por la chaira tantas veces como sea necesario.

Nuestra recomendación es mantener la chaira parada cuando estamos afilando el cuchillo y utilizar una inclinación de unos 20º. El movimiento debe ser de adelante hacia atrás y debemos levantar la hoja una vez que hayas terminado el recorrido para volver a la posición de inicio. Tras varias pasadas por una de las caras del filo, debemos cambiar de lado de la hoja.

La chaira hay que pasarla a lo largo del filo del cuchillo. Aunque con la chaira sólo podremos asentar el filo, es importante tener todo el cuchillo afilado. Por ello, se recomienda afilar con piedras de afilado.

Cuando hayas repetido el movimiento durante varias veces puedes comprobar si ya está afilado.

Cómo afilar un cuchillo jamonero con piedra de agua

El cuchillo jamonero se debe afilar con piedras. Cuando comenzamos a afilar el cuchillo jamonero con las piedras debemos de tener en cuenta que el cuchillo jamonero tiene una curva muy pronunciada y que es un cuchillo muy largo y flexible.

Por ello, nuestra recomendación es colocar el cuchillo sobre la piedra y presionar con varios dedos sobre la piedra para evitar que solo las esquinas toquen la piedra y la parte central no se afile correctamente.

El proceso para afilar el cuchillo jamonero con las piedras consiste en deslizar el cuchillo hacia adelante y hacia detrás sobre la piedra de afilado. Recuerda colocar varios dedos sobre el cuchillo para evitar afilar el cuchillo sólo por algunas zonas.

Como el cuchillo jamonero es bastante largo es recomendable hacer un afilado por tramos o japonés. Para ello, recomendamos comenzar con la zona más cercana al mango y después pasar a la siguiente zona terminando por la punta del cuchillo.

Cuando hayamos trabajado por esa cara del cuchillo, trabajaremos la otra zona de la misma manera. Comenzaremos con el primer tramo cercano al mango deslizando hacia arriba y hacia abajo y terminando por la punta.

¿Cuál es el mejor método para afilar un cuchillo jamonero?

Nuestra recomendación depende de la situación del cuchillo. Si el cuchillo está un poco desafilado, con la chaira podremos solucionarlo asentando el filo. Sin embargo, a largo plazo, será necesario utilizar las piedras para sacar el máximo rendimiento del cuchillo.

Recomendamos que haya un cuidado diario y un afilado constante del cuchillo jamonero para conseguir el mejor resultado de corte y su mejor conservación. El método ya lo eliges tú..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *